Liderazgo en tiempos de guerra

Dado que hemos elegido dedicarnos al manejo y gestión de crisis, reconocemos el reto complejo de cambiar la forma de liderazgo bajo estas circunstancias, especialmente porque la mayoría de empresarios han pasado todas sus vidas evadiendo exactamente la pesadilla que hoy por hoy todos compartimos a mayor o menor medida.

El líder en tiempos de creación, crecimiento y/o consolidación de sus negocios son personas optimistas, amantes del riesgo, con un amplio espectro de intereses, son personas que leen el mercado y toman decisiones intuitivas, aman la innovación, generosos a veces en exceso, entre muchas otras cosas maravillosos, que los hacen la base del tejido empresarial. Dicho esto, muchas de estas características no son necesariamente efectivas para liderar una crisis, esto no significa que una metodología sea mejor que la otra, solo significa que cada una tiene un espacio.

La grandeza de Churchill no se demostró en tiempos de paz y bonanza, su personalidad estaba mejor equipada para asumir los retos de la guerra y sus pormenores, por eso se hace necesario entender nuestras limitaciones en circunstancias extremas y de esta manera encontrar la voluntad externa o interna que estos confusos tiempos nos exigen.

En ese orden de ideas queremos exponerle algunas de las prácticas de liderazgo que hemos considerado vitales en una transformación.

  1. Re entender el negocio, que es lo que hacemos y porque es que lo hacemos bien. Responder de manera cotidiana no que nos diferencia, diferenciaciones hay muchas, sino que nos hace ÚNICOS porque esto es lo que necesita nuestra atención.
  2. Cancelar el ruido, los lideres de prosperidad tienen el lujo de estar activos en muchos planes para el futuro, en una crisis el foco es casi quirúrgico. Se definen los temas a tratar y los ejecutamos de manera inalterada hasta que se concluyan.
  3. Nada es por inercia. En una crisis, no podemos usar el pasado como patrón del futuro, no podemos seguir haciendo mas de los mismo porque en algún momento funciono, aquí es donde vemos donde realmente esta la grasa de la realidad a la que nos aferramos.
  4. Todo es base cero. En esta fase no construimos sobre lo que tenemos, derrumbamos todo y sustentamos cada decisión según la nueva realidad que afrontamos y no la que teníamos ni la que nos gustaría.

COVID 19 hizo evidente lo que ya intuimos, el cambio no es opcional y las empresas que saldrán de esta crisis son las que desde la flexibilidad y la humildad puedan encontrar nuevos caminos y esto requiere un nuevo tipo de liderazgo.

Share: