Reinventarse vs. sobrevivir

La crisis actual ha hecho muy popular la palabra reinventarse y se les pide a las empresas que tomen esta situación como una oportunidad para ejecutar este etéreo concepto. ¿Pero en realidad sabemos que es reinventarse?

En estos días leía sobre un conocido chef que decía que el gobierno estaba muy orgulloso del sector de los restaurantes ya que habían logrado “reinventarse” con los domicilios, y el opinaba que esto solo era sobrevivir. ¡Y tiene razón!

Si tomamos literalmente la palabra reinventarse, esta significa inventar de nuevo sobre lo que ya existe. Si lo que ya existe es nuestra empresa, sobre ella es que debemos inventar algo NUEVO no simplemente seguir existiendo adecuándonos de una manera tibia a las circunstancias que nos han sido impuestas.

¿Y cómo nos reinventamos? ¿O sea, como le damos la vuelta a esas circunstancias que han hecho inviable nuestra empresa?

En primer lugar, cada empresa es única y como tal la forma de reinventarse también lo es, esto significa que para tener éxito es necesario abordar las dificultades desde el punto de vista estratégico y operacional, para ello es importante contar con un profesional en el tema que nos ayude a afrontar la crisis de una manera holística.

Se han identificado cuatro fases en este proceso: análisis, emergencia, cambio estratégico y crecimiento. Muchas de estas estrategias seguramente significarán cambios estructurales y algunas de ellas se superpondrán a otras lo que significa que el cambio no será inmediato y requerirá de algunos meses para lograr los objetivos planteados como capacidades individualizadas.

La capacidad de la empresa para reinventarse dependerá de las características de cada una de ellas, a su vez estas aumentarán o disminuirán la vulnerabilidad y susceptibilidad de la empresa a la crisis que afrontan.

En nuestra experiencia estas características se pueden identificar en tres grandes grupos:

Ambiente externo: Una empresa que compite en un negocio donde hay grandes e impredecibles fluctuaciones de mercado en situaciones de crisis será más susceptible que aquellas en mercados más estables. Por ejemplo, el sector petrolero que fue uno de los primeros en verse afectado por la actual crisis del coronavirus.

Características Gerenciales: tales como capacidades individuales, sesgos personales, estilos de liderazgo, juntos con otros atributos organizacionales determinan la calidad de la toma de decisiones en la empresa que a su turno afecta la susceptibilidad a la crisis. Cuando el proceso toma de decisiones es de baja calidad, la firma es más susceptible a la crisis y es menos capaz de Afrontar las dificultades inducidas externamente como la actual y posiblemente lleve a profundizar las problemáticas internas como resultado de ineficiencias operativas o políticas financieras erróneas.

Características Organizacionales; Afectan la toma de decisiones, como se dijo anteriormente, pero además tienen un efecto directo en la susceptibilidad a las crisis y a la habilidad de reinventarse. La existencia de holguras organizacionales -un concepto que describe la construcción ineficiente de costos o reservas- puede incrementar la resistencia de la empresa a la crisis ya que el riesgo es mayor. Las características organizacionales también son importantes en la habilidad de la empresa en reinventarse ya que esto requiere de una organización que no sea muy rígida ni muy impredecible. El tamaño y complejidad de la organización también aumenta el riego que la implementación falle.

Nuestra experiencia en el manejo de crisis es una manera efectiva de mitigar el riesgo natural que encontramos en el complejo camino de reinventase.

Share: