Costos laborales síntoma o causa de la crisis

A propósito de los anuncios de las diferentes entidades del Gobierno de la necesidad de cambiar y flexibilizar los contratos laborales con el fin de que las empresas y el país se recuperen de los impactos del confinamiento por los altos costos que estos tienen y por qué su modificación presumiblemente no solo aliviaría los costos laborales, sino que por esta vía permitirían aumentar el empleo.

Entre los cuales el DNP propone que se eliminen los costos laborales no salariales como los aportes a salud, o los parafiscales, que son pagos que hacen las organizaciones para las cajas de compensación y para financiar el ICBF y el Sena.

Además, el gobierno reglamentó el piso de protección social, que posibilitará la cobertura en salud, riesgos laborales y protección en la vejez a trabajadores que no alcanzan a percibir un salario mínimo.  Aunque el decreto establece beneficios para personas que por sus actividades tienen ingresos inferiores a un salario mínimo mensual y no pueden ahorrar para su vejez se ha entendido cómo una reforma laboral y tiene muchos detractores, entre ellos los sindicatos, ya que consideran que se desmejoran las condiciones laborales porque posibilita la contratación por horas.

Por lo anterior vale la pena insistir que en situaciones de crisis los cambios organizacionales, y uno de ellos y el más común los términos y condiciones del empleo, no deben ser contemplados en el corto plazo sino en situaciones excepcionales ya que este tipo de medidas desvían la atención de los verdaderos problemas económicos que tienen las empresas que están atravesando dificultades. Al buscar la manera de simplificar y reducir los costos de la nómina y de los trámites de despido de trabajadores, los resultados de una reorganización en este sentido solo tendrán un efecto mínimo o ninguno en el desempeño de las empresas.

Las razones las hemos discutido anteriormente en otros blogs, los cambios estratégicos vienen primero, hasta que la estrategia no esté claramente formulada y entendida y se hayan aplicado las medidas operativas y financieras necesarias, no debe procederse con cambios organizacionales. Ya que estos son un síntoma y no la causa de la crisis y por lo tanto, si bien es cierto que se necesita una reforma laboral, esta no nos va a sacar de la crisis y solo va a tener un efecto “Aspirina” , ataca los síntomas no la enfermedad, y sin embargo si va a requerir de gran esfuerzo y discusión dentro de la organización.

Los términos y condiciones del empleo que generalmente se cambian en procesos de recuperación empresarial son: Esquemas de remuneración y recompensas, contratos de empleo, y acuerdos sindicales.

Los esquemas de recompensas significan una serie de ventajas financieras y beneficios y hasta recompensas psicológicas que los empleados pueden recibir. Este es el tipo de estructuras que deberán revisarse en una recuperación, ya que generalmente afectan a la alta gerencia debido a que se deberán negociar y enlazar con nuevos indicadores de desempeño.

Los contratos de empleo, aunque estos usualmente cumplen con las normas y condiciones legales estándares, se ha encontrado que se abusa de los contratos de servicios que pueden resultar más onerosos, también es una oportunidad para determinar si la empresa puede sacar de la nómina actividades que no son de su negocio principal a través de contratos de outsourcing que puedan resultar más beneficiosos en términos de costos y productividad. Así como, mirar ventajas competitivas en cadenas de producción con otras empresas del sector. Cambiar los términos y condiciones de los contratos de trabajo puede acarrear altos costos legales en el corto plazo que una empresa en crisis con dificultades financieras no puede permitirse.

Por último, los acuerdos sindicales con que algunos procesos de transformación pueden estar restringiendo las posibilidades de mejorar la eficiencia operacional de la empresa, ya que a veces incluyen prácticas restrictivas que limitan la introducción de cambios en la estructura de trabajo, como múltiples habilidades y trabajo en equipo que pueden aumentar la productividad y que reducen el exceso de trabajadores, entre otros.

Share: